Trabajo con los sueños en psicoterapia

Este artículo en un homenaje a mi querido profesor Jean Marc Guillerme, quien más me ha enseñado de cómo es el trabajo con los sueños en el trabajo terapéutico desde el Análisis Bioenergético.

Jean Marc es international trainer del Instituto Internacional Análisis Bioenergético. Con formación y práctica psicoanalítica durante muchos años, fue después uno de los primeros analistas bioenergéticos europeos, corriente terapéutica en la que fue discípulo de Alexander Lowen, su fundador.

trabajo con los sueños

Es un hombre divertido y creativo. Está reconocido como uno de los mayores conocedores de la técnica de lectura corporal –que relaciona el cuerpo y el carácter– y, sobre todo, es un apasionado de cómo los sueños y el cuerpo del soñador interactúan, pasión que le hace dar un enfoque inusual tanto al trabajo con los sueños como al proceso terapéutico total.

A él no le gustan las nuevas tecnologías, ni las redes sociales, ni las fotos, ni mucho menos los vídeos… por eso  no quise molestarlo para pedirle una entrevista para presentároslo. Pero, como hace poco tuve una nueva ocasión de estar con él en un taller en Barcelona, y quiero contarte mis vivencias con él.

Lo escrito a continuación son mis apuntes sobre lo que Jean Marc Guillerme cuenta sobre los sueños y cómo trabaja y relaciona el sueño con el cuerpo del paciente, y cómo éso es material más que suficiente para acompañar a su paciente a una nueva vitalidad e impulso para vivir con pasión.

Trabajo con los sueños en psicoterapia

¿Cómo unir los sueños y el cuerpo en psicoterapia?

Para Freud el sueño es el camino real para el abordaje, para entrar, para “domesticar” el inconsciente, el camino real para explorar las defensas caracteriales de los pacientes.

Para Lowen es el cuerpo el camino para acceder a las defensas caracteriales de los pacientes, y poder así abrir la libertad de movimiento, de expresión y de pensamiento.

Y para Jean Marc, el sueño es un objeto intermediario entre el terapeuta y el paciente. Tanto terapeuta como paciente pueden soñar el uno con el otro. Tiene, por tanto, la función de vínculo entre ambos.

Del mismo modo, el sueño es una creación del cuerpo, que se puede ver desde muchas perspectivas diferentes:

  1. Muchas veces el sueño habla del carácter de la persona. Por ejemplo, los sueños que impliquen volar, son típicamente narcisistas; los sueños que tienen que ver con caer, o con olas (poder del control), son de los caracteres rígidos; los relacionados con bombas, con invasión, son del carácter masoquista.
  2. El sueño también es la expresión de un deseo (ésta es la teoría de Freud): correr, salir del tunel..
  3. También es importante en contenido sexual de los sueños, no siempre de forma directa, también puede ser de manera velada.

En definitiva, para Jean Marc, el sueño casi siempre es la expresión de un movimiento.

Esto significa que no se puede tratar durante la sesión de una forma inmóvil (es decir, hablando sobre el sueño). Ésta sería la tradición psicoanalítica, sin embargo, según la experiencia de Jean Marc, y puesto que ha habido interpretaciones muy salvajes, que han llegado a hacer daño a los pacientes, no es suficiente.  La interpretación de los sueños reduce el material inconsciente del sueño.

Cuando la propuesta del terapeuta es de continuar el movimiento del sueño, de “practicar el sueño en el contexto terapéutico”. Esta forma, está basada en la tradición celta, que es un movimiento contrario al psicoanalítico, puesto que apuesta por realizar los sueños, los deseos.

Metodología para el trabajo con los sueños de Jean Marc Guillermine

Por los sueños tenemos que preguntar a nuestros pacientes desde el primer momento, desde la primera entrevista. Nos servirá para explorar:

  • Parte consciente: si tiene sueños, proyectos, futuro…
  • Parte inconsciente: inmovilidad, control, movimiento…

Y durante el proceso terapéutico, habrá ocasiones en que el paciente nos cuente sus sueños de forma espontánea, y otras, en las que tengamos de “mendigarle” un sueño. Es parte del intercambio en la relación terapéutica.

No soñar, por ejemplo, es un ejemplo de defensa al cambio del proceso terapéutico. Y, al contrario, soñar de más (ese paciente super-colaborador que trae muchos sueños todos los días) también es una forma de resistencia.

Primera parte: contar el sueño

La persona cuenta su sueño. Como terapeuta, tenemos que estar atentos a investigar sobre las dos fuentes que conforman el contenido del sueño:

  1. Lo que le ha pasado a la persona uno o dos días antes
  2. Un recuerdo, conflicto infantil

A la vez que escuchamos a la persona, es importante observar su cuerpo. Por eso, vamos a pedirle a nuestro paciente, que lo cuente de forma lenta, respirando y resintiendo. Y así, poder observar sus movimientos, su tono de voz.

Si no hemos podido captar su lenguaje corporal, podemos pedir que lo vuelva a contar, más lentamente, y de pie.

Segunda parte: la resonancia

Es fundamental que nos preguntemos “¿cómo este sueño me toca? ¿qué me hace sentir? ¿qué emoción está presente en mi cuando estoy escuchando el sueño: miedo, excitación, rabia, vergüenza…?”

A la vez tenemos que pensar, desde “la inteligencia del corazón, y del sexo”. Sin interpretar. Desde todo lo que sabemos de esa persona que tenemos delante: su pasado y su presente.

Un sueño hay que recibirlo como una “materia bruta”.

Tercera parte: investigar el sueño

Tenemos que preguntarnos cómo vamos a explorar ese sueño:

  • de una manera energética: cuál es el movimiento principal del sueño?
  • desde la transferencia y contratransferencia?

El trabajo con los sueños siempre tendrá un doble sentido: aumentar la carga de vitalidad de esa persona y explorar la energía del sueño.

Antes de comenzar a practicar con el sueño, está bien dejar un espacio a la asociación libre entre los elementos del sueño, de asociar sobre lo que provocó el sueño a nivel de la realidad o del pasado de la persona. Es tiempo de buscar, de investigar.

Algunas pistas a tener en cuenta en este momento son:

  • Todas las personas/personajes que aparecen en un sueño (desde las más queridas a las más odiadas) son partes de uno mismo
  • Una casa, un edificio, un barco, un coche… siempre es el propio cuerpo del soñador
  • Cuando aparece el agua, habla de fluir

Cuarta parte: representar los movimientos del sueño

Éste es el momento en que Jean Marc no explica con palabras cómo lo hace, si no que, simplemente, comienza a trabajar con los sueños de todos los participantes de sus talleres…

Algunos pueden decir que es un “arte”. La verdad es que él es un hombre de una gran sensibilidad, y mucha experiencia.

Como él mismo dice “he visto miles de cuerpos, he escuchado miles de sueños. No se puede enseñar cómo hacer poesía…se explica la métrica, se transmite el amor por la poesía, pero ahora… ¡no voy a escribir el poema por ti!”

Jean Marc me ha invitado muchas veces ante mis insistentes y “racionales” preguntas sobre los “cómo” a probar, a arriesgar, a investigar, a fluir, a amar…

“¿Por qué tienes tanto miedo a equivocarte, querida?” – me ha dicho muchísimas veces.

Así es mi maestro. 🙂

Ejemplos de trabajo con los sueños desde un enfoque bioenergético

Sueño 1

Veía un pavo real, las plumas eran muy bellas.

Eso se transforma en algo de madera, como muchas ventanas, y en cada una de esas ventanas, hay una escena erótica.

Al soñador, le parecía muy bello todo aquello. Le fascinaba.

La angustia le venía porque no se podía separar, se quedaba inmóvil teniendo un orgasmo, como si se orinara…hasta que parece que él mismo desaparece.

Jean Marc explica:

  • Hay dos movimientos: de excitación y de descarga. Que también se pueden leer como de atracción/repulsión.
  • La angustia: por una carga sexual agresiva (orina)

Después le pregunta al soñador:

  • ¿Qué sientes en tu cuerpo?

Tras escuchar lo que el soñador dice, él mientras resuena hasta que le propone:

  1. Sobre una colchoneta y de pie: “muéstrate como un pavo real“. El soñador se resiste, dice que siente vergüenza. Jean Marc se ríe y le dice con tono de broma (hay una relación de afecto ya entre el soñador y el terapeuta): “bag…venga, asúmelo, eres narcisista…jajaja…¿qué problema hay?… Muéstranos cómo eres un macho, muéstranos tu musculatura, tu hombríaTécnicas bioenergeticas
  2. Después lo anima a ir flexionando las piernas hasta caer sobre la colchoneta, de modo que queda tumbado boca abajo. Sus pies están apoyados sobre los dedos. Y Jean Marc lo anima varias veces: “deja salir tu vibración”, hasta que la vibración le circula por todo su cuerpo.
  3. Lo invita a darse la vuelta y ponerse boca arriba (continua tumbado). Le dice “deja tu vibración correr todo tu cuerpo, e imagina a todas las mujeres a las que amaste, y a todas aquellas a las que deseastes y con las que soñastes“.
  4. Termina la sesión con un soñador pletórico, rebosante de energía, y Jean Marc diciéndole “para ti es fundamental salir de la vergüenza para vivir con plenitud“.

 Sueño 2

Está con una pareja antigua. Hablan de que él tiene una nueva mujer, a la que le da besos. Suben a la planta superior del edificio donde estaban.

En una segunda parte del sueño. La soñadora va conduciendo su coche, y la adelanta la misma ex-pareja. Éste iba acompañado de dos mujeres. Frena brusco. Y él se acerca a su coche y le quita las gafas.

Jean Marc explica que es un sueño que refleja una gran riqueza de personalidad, porque combina el pasado (el ex) con el presente (está en una fase con su actual pareja de estancamiento). Es un sueño en continuo movimiento.

En el sueño se refleja el carácter rígido de la soñadora, donde hay una conflicto entre el deseo y la restricción.

Tras esa reflexión, le propone el siguiente trabajo:

  1. Arco inverso, con las manos apoyadas en el banco. Delante le coloca una colchoneta. Le dice “Déjate caer cuando quieras”.Técnicas bioenergeticas
  2. Cuando cae, lo hace boca abajo. Jean Marc le coge de las manos, estirándole brazos y hombros, puesto que la soñadora tiene una fuerte contracción en esa zona, así como en la zona lumbar (típica del carácter rígido). La invita a dar libertad a sus brazos, a su cuerpo… La soñadora comienza a moverse libremente por el colchón.
  3. Sigue tumbada en el colchón, ahora boca arriba. Jean Marc se coloca al lado, y la invita a empujarlo mano contra mano, mano contra pecho…para buscar cuál es la distancia adecuada para ella. La soñadora dice “Me gusta decidir cuanto de cerca o de lejos te pongo, me gusta jugar contigo”. La función aquí de Jean Marc es de seguir el cuerpo de su paciente, buscando un equilibrio entre movimiento-calma-presencia. La soñadora, cuando encontró la calma y la presencia de Jean Marc,

técnicas bioenergéticasSueño 3

Me rascaba intensamente los talones

Jean Marc explica cómo sorprende en el cuerpo de la soñadora una gran carga en la espalda. Sin embargo el sueño señala su parte inferior. Estamos por tanto, ante la noción psicoanalítica de “desplazamiento”: lo que pasa en una parte del cuerpo, se muestra en otra.

Su propuesta de trabajo:

  1. En el banco de bieonergética: se aprecia gran tensión en la garganta.  Jean Marc le pregunta “¿Cómo es tu sonido?”. La soñadora responde “ahogado, de cansancio”.
  2. Arco invertido, pero con apoyo en las caderas. La soñadora comienza a llorar.
  3. La invita a dejarse caer sobre el colchón. El terapeuta se coloca al lado, para dar un abrazo de espaldas. Le invita a dejar salir el sonido. Que es de un gran llanto de desesperación.Técnicas bioenergeticas
  4. Boca arriba, tumbada en el colchón. La soñadora dice “mi cabeza va a explotar”. Jean Marc coge su cabeza, y le propone golpear con sus pies en el colchón.
  5. Después, en la misma postura, presionando los pies sobre el colchón, levantando la pelvis. Así la vibración recorre todo el cuerpo, y la ayuda a sentir sin miedo su energía.
  6. Arco en el colchón, con sus manos coge sus tobillos, mientras arquea su pelvis hacia arriba. Importante: “deja salir el sonido“. Al después caer, consiguió favorecer el movimiento espontáneo de la pelvis junto con la respiración (reflejo del orgasmo). Jean Marc acompañaba el movimiento de suaves palabras como “Siéntete integrada, de los pies a la cabeza” “La libertad de las sensaciones, de respirar”

Sueño 4

Está en su casa y un hombre quiere entrar.

Es un sueño que se le repite cada vez que tiene un encuentro con Jean Marc. Pero con variantes.

Antes había una puerta con muchos cerrojos. En esta ocasión, era una casa con mucha luz y no hay puertas

Jean Marc comenta lo interesante que son los sueños con modificaciones y más cuando son tan significativas. Es un pronóstico bueno en el proceso terapéutico. Después le pregunta a la soñadora “¿Cómo asocias el sueño?“. La soñadora “Contigo”. Jean Marc le explica “la casa es tu cuerpo, la puerta, ¿dónde está?”. Ella señala la parte superior de su cuerpo. Él “eso es una defensa, porque la puerta natural de la mujer es su sexo, querida

También explica “En el sueño se ven las defensas para inmovilizarse y anular su cuerpo. Se trata de ver la posibilidad de que no esté estancada. Lo importante del movimiento es la relación entre la casa y la figura del hombre

Le pregunta después “¿Cómo sientes ahora tu cuerpo?“. Ella: “con tensión, con ganas de salir corriendo“. Él : “es la libertad

El trabajo que le propone:

  1. Se colocan mirándose en cada extremo de la sala. Primero la soñadora avanza hacia él, después al revés. Le hace indicaciones como “levanta la cabeza”, “muéstrate ante mi y ante el grupo”, “abre tu pecho”, “experimenta el movimiento para salir de la inmovilidad
  2. Tumbada en la colchoneta, pies juntos, rodillas flexionadas. Al ritmo de la respiración: coge aire, abre las rodillas, suelta aire, junta las rodillas. Mientras Jean Marc cuenta “la puerta de los cuentos árabes, el jardín, ése es el sexo, querida”, “deja que el aire entre por la boca y por el sexo”. La soñadora termina vibrando.Técnicas bioenergeticas
  3. Jean Marc se sitúa a la altura de su cabeza (sigue tumbada), y le coge las manos, estirándose sus brazos, ella tiembla aún más. Él le dice “la casa es de luz…el cuerpo es luminoso cuando está vibrante”

Conclusiones

En varias ocasiones he preguntado y debatido con Jean Marc sobre cómo ser una buena terapeuta, en qué fijarme, cómo hacerlo…en definitiva, intentaba pedirle un “manual”. Y él con su peculiar humor siempre me dio un toque cariñoso y me contestó “explora, atrévete, experimenta, sigue la poesía de los cuerpos”.

Los sueños que nuestros clientes traen a sesión es algo libre, que fluye en ellos, que nos cuenta de sus secretos, de sus movimientos internos. Por lo que el trabajo con los sueños en psicoterapia debe ser un baile entre los cuerpos del paciente y del terapeuta, donde el terapeuta sigue el ritmo (o “no ritmo”) de su paciente hasta conseguir una armonía en su cuerpo, que sus movimientos estén integrados.

Para mi Jean Marc es un modelo de cómo fluir libre con tu paciente. Y le estoy muy agradecida.

Desde aquí: “con amor y admiración, un abrazo fuerte, Jean Marc“.

¿Y tú? ¿Trabajas con los sueños de tus pacientes? ¿Cómo lo haces?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Sabes que en Cuida tu Psique todos tus datos son 100% confidenciales? Te informo que los datos de carácter personal (email, nombre y otros datos que añadas) que me proporciones rellenando este formulario serán tratados por mí, Elena González Silva, como responsable de esta web, con cuidado y responsabilidad. La finalidad de recoger estos datos es para responder responder a los comentarios del blog. Si no incluyeras los datos solicitados no podré responderte ni ayudarte. Para tu información los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Cuida tu Psique) dentro de la UE (Ver política de privacidad de Raiola Networks) y estate tranquilo porque podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de los datos que me has dado en elena@cuidatupsique.com. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Ay Elena que maravilla tu generosidad de compartir estas enseñanzas… Me gustó mucho mucho todo lo que has narrado. Sabes que Jean Marc hasta se parece fisicamente a Lowen? ¡ increíble! Cuanto me suma tus notas. gracias gracias abrazo Ale

  2. ¡Me ha encantado! que bueno!!!.
    Si es que, el cliente siempre nos dice por donde, “solo” hay que ¿atreverse a sentirlo? Con ganas de que se forme tu grupo de supervisón y debate profesional, para compartir esa aventura. Gracias compañera

  3. Hola Elena!

    Qué lujo de artículo, en cuanto ha llegado a mi bandeja y he visto “sueños” me lo he guardado en favoritos. Pienso saborearlo más adelante, gracias por compartir!

  4. gracias por compartir yo me recibí el año pasado en Buenos Aires de análisis Bioenergetico, y encontrar tu sitio es muy estimulante, ya que soy nuevita en esto de pacientes

  5. Interesante, concreto y con un gran aprendizaje!! ha sido de gran interes leer este artituclo ya que sirve mucho en como guiar a los pacientes. Gracias por compartir